Mateo, el Angus argentino campeón mundial: ¿cómo se logra un “Messi” de los toros?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Avatar
Por Andrés Lobato
El propietario de la Cabaña Santa Rosa detalló el paso a paso de este ejemplar que se ha impuesto en todas las competencias en las que participó, incluyendo el mundial de la raza.

En 2022, un reproductor Angus de la cabaña bonaerense Santa Rosa -ubicada en la localidad de Indio Rico-, arrasó en todas las competencias a las que se presentó.

Al mejor estilo Lionel Messi, el toro “Mateo” se impuso en la Exposición Nacional de Primavera, en el Centenario de la raza y tras ser coronado como Gran Campeón en Palermo,se consagró como Campeón del Mundo Angus.

Para llegar a este nivel, se deben conjugar una serie de factores. Además de una genética de punta y muchas pruebas, los objetivos productivos deben ser bien claros  y sobre todo, hay que tener paciencia para ver los resultados en la pista y esperar que el fruto de años de trabajo se vea reflejados en las pistas.

“Es un proceso largo para ganar una exposición”, reconoció  Alfredo Belloqc, titular de la cabaña, que recordó junto a Infocampo el proceso que llevó a construir paso a paso a este toro, campeón en cada certamen en donde se presentó.

La historia de Mateo se remite a 2018. Su madre fue una vaca producida en la cabaña, a partir de una transferencia embrionaria. “En ese momento teníamos pocas vacas coloradas y a partir de una que nos gustaba la empezamos a multiplicar”, explicó. El futuro campeón nació en septiembre de 2019.

En ese proceso de multiplicación apareció la madre de Mateo, que después de gestar dos crías por inseminación pasó como donante. El padre del campeón mundial es Entrador, un toro de Ganadera Villaguay S.A. “Lo vi en Palermo y de los toros colorados era el que me gustaba. Me pareció un reproductor muy correcto y genéticamente venía con origen de la cabaña Tres Marías”, agregó.

EL DESPEGUE DE SANTA ROSA

La cabaña comenzó en 2004, con un plantel de tres vacas de pedigrí. En la actualidad, el plantel de madres asciende a 300 cabezas, producen unos 150 embriones anuales y sobre todo, su labor tiene como norte algunas premisas de trabajo que se cumplen a rajatabla.

Una de ellas es hacer foco en la presión de selección de las madres, tanto en la parte  fenotípica como genotípica. “Sacamos la vaca que no cubre los objetivos, la genética se debe adaptar al sistema”, sostuvo. Fuera de los reproductores de élite, apuntan a producir animales comerciales, que se adapten a distintas condiciones de producción.

El planteo nutricional para vacas se sostiene en base a pasto, mientras que en el caso de los toros se lleva a cabo una terminación, para que se encuentren en óptimas condiciones al momento de efectuar los servicios,

 Y LLEGÓ MATEO

“Me acuerdo hasta el lugar en donde nació”, rememoró Belloqc, quien además explicó que el nombre Mateo fue en honor a uno de sus nietos. Y agregó: “De chiquito se destacó entre sus contemporáneos en lo que fue terneros”.

Seguir leyendo otras noticias