Buenos tiempos son los de ahora

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Saben cuánto vale hoy cualquier ternero? Hay tanto desconcierto, que podemos jugar con los 300, no los Espartanos, sino los billetes, si, al kilo, el ternero de referencia hay que buscarlo en 320-330$, multipliquen por 200 y me cuentan. Tienen idea cuánto sale un novillo de cabeza? Bueno, si pesa más de 400 Kg, vayan buscando arriba de los 100 mil. Y la vaca? La vaca, la que quieran, más si es preñada, más aún nueva o con cría, también, saquen un 100 para empezar a hablar.

Fuente: Infosudoeste

Puesto así, para un criador, todo es plata y vaya si esa plata de la que estamos hablando no debería valorizarse. Hasta aquí hablamos de dinero, no se vil, pero bien ganado, una inversión a la que deberíamos cuidar como a nuestra propia vida. Justamente, porque después de ser un valor en billete, ahí también existe un ser vivo y este concepto hace rato viene haciendo cada día más ruido.

Cuánto vale un ternero? En serio todavía hay gente que hace “Yerra” para divertirse con el lazo? Si si, es más criollo que un mate, pero antes de tirar el lazo, pegar un tirón y estropear un ternero, por favor agarre la calculadora, créanme, rapidito se le van a ir las ganas y la yerra, la cambiamos por un truco después del asado. Por eso hoy hay que entender que existe otra ganadería, esa que más allá de las muchas limitaciones estructurales que existen en campos del medio del monte, de ganadería pampeana, etc, etc, muchos discutirán a boca de jarro, “que no tenés idea lo que es trabajar en esos campos”. Ajá, lindo planteo, me pongo económico nuevamente: no será que quienes no tienen idea son los que con toda esa plata allí acumulada, siguen trabajando como cuando eso no valía? Hoy hay tecnología ganadera para todo, para lo que se les ocurra, hasta en el medio de la nada, puede haber agua con una bomba y una pantalla, en lugares inauditos, puede haber luz, hasta wifi si me apuran y pagan un poco más, pero lo que no puede haber es una ganadería marginal en estos tiempos. Como dice un amigo, la cultura del pobrismo, muchas veces tiene más que ver con una necesidad intelectual que económica.

Por eso hoy programar trabajos sin pronóstico, es igual que salir a navegar sin el: en tiempos de verano, es inadmisible que alguien trabaje hacienda a las dos de la tarde, no se pueden programar encierres prolongados y ni siquiera –acá me hecho unos cuantos en contra – deberíamos realizar remates o ventas, con haciendas encerradas más de 24 hs y sin sombra, sin corrales espaciosos, en tiempos de remates virtuales, donde tal vez por cuestiones de clima, no sería una locura en Enero, dejar las haciendas en el campo o rematar tal vez a la mañana, para que pasado el mediodía, las haciendas puedan ir a corrales grandes, con espacio, con agua, con fresco. Creanme, hay gente dispuesta a ponerle una sombrilla a las 100 lucas, solo es cuestión de valorizar los que se tiene.

Si en feriado un camión no puede transitar por rutas nacionales, tal vez debería hacerse extensivo a los horarios donde un viaje de más de 2 horas, no podría realizarse entre las 13 y las 17 hs, digo yo, nadie piensa en su propia hacienda cuando el viaje es largo? Dicho por algún reconocido analista, la venta no termina cuando el novillo salió del corral, termina cuando llega el detalle del frigorífico con los rindes y la calidad.

Hay una ganadería buscando mercados en el mundo, gente ecografiando carcasas para ver máximo marmóreo y terminación y hay gente de a caballo y a los rebencazos, dos postales de un mundo que no puede, no debe y no tendríamos que seguir permitiendo, para que cuando alguien hable de  la ganadería argentina, hable de buenas costumbres, porque no siempre por viejas, las de antes son las mejores.

Seguir leyendo otras noticias

Nuestros Auspiciantes